Translate

jueves, 30 de julio de 2009

Tres años y el mundo a cuestas

El viernes pasado charlaba con una amiga, entre dimes y diretes le pregunto que le ha parecido este pequeño intento te trasmitir algunas de las anécdotas que me ocurren y otras que me cuentan...
- tendrías que cambiarle el nombre al blog...

- Por?
- Es que debería llamarse historia de autobuses, porque todo lo que contas ocurre ahí..

Anita tiene razón muchas de las cosas que cuento, ocurren en medios de transportes, supongo que es por simple estadística... hay tanta gente, que algo siempre pasa...solo hay que estar atento para después pasarlo al papel. Sin ir mas lejos...


Vane y su novio Alberto venían a visitarme un sábado por la mañana, se les ocurrió traer a Martín el hijo pequeño de Alberto; Ya que lo he adoptado como sobrino postizo y me encanta estar con él.
Con tres años Martin es el niño mas simpático y despierto de este mundo, habla como si tuviera veinte y en algunas ocasiones te deja con cara de nuez; pensando... ¿Y porque a mi no se me ocurrió? Vamos que Pablo Mottos se sacaría tres libros de frases de niños por debajo de la manga, estando un solo fin de semana con el Pitu! (Sobre nombre cariñoso que su Papi me ha contagiado).
Al llegar a casa Vane muerta de risa me dice.
-No sabes la que se mando el chiquito!
Historia que paso a relatarles.....

Martín se subió en el autobús, venia algo nervioso, como de costumbre los niños siempre quieren llegar, pero a diferencia de otro pequeños, que preguntan veinticinco mil veces ¿Cuando llegamos?, Martin tiene otra afición; Él "chamulla" al Pasaje.
Dos minutos después de estar en el transporte, se fugo hacia el fondo, y se pone a hablar con una señora mayor, la cual sorprendida por tal muestra de madurez a tan corta edad le siguió la el juego. Vane y Alberto que lo observaban desde el frente, se empezaron a preocupar cuando después de unos minutos Martin no volvió a su lado. Sigilosamente se acercaron a los dos tertuliantes. Cuando Martin los vio, le toma la mano a Vane y le dice sonriente a la señora.
- Le presento: el es mi Papá Alberto y ella es mi chica Vane!
Aquella señora no pudo mas que sacar una carcajada y como yo, quedarse con cara de Nuez.
El mundo gira muy rápido, ¿otro paso en la evolución Humana?...

lunes, 27 de julio de 2009

Caracter y costumbre

Hace unos años cuando sentí en carne propia el enclenque de mi primera navidad al frió, comprendí dos cosas; La primera es la venta indiscriminada de sueños navideños. Desde nuestro pequeño mundo en vías de desarrollo creamos ilusiones de calles repletas de nieve, patinajes románticos y niños con narices coloradas cantando villancicos, gracia y felicidad; La realidad suele ser mas solitaria y menos esplendorosa.
La segunda sin embargo tiene que ver con las costumbres de cada región y como algunas de ellas pueden dejarnos en mutismo, o diciendo algún que otro disparate.

Dos de la tarde el autobús repleto de gente, murmullo constante, casi no podría oír ni mis propios pensamientos, de pronto se hace un silencio y una voz gruñona grita desde el fondo.



-"Es que tu no lo entiendes somos una comunidad escatológica"



Me llamo la atención dicha expresión, pero con la pesadez de la situación adjudique el comentario a alguien que no estaba pasando una buena racha con su identidad nacional y lo deje correr. No fue hasta la navidad que descubrí el Kit de la cuestión.


24 de diciembre por la tarde, abrí la puerta de la oficina como de costumbre y por quinta vez desde que colgué los adornos de navidad, me pegue en la cabeza con la estrella roja de belén.. En otras fechas quizás podría haber lanzado un par de insultos pero en las fiestas el espíritu es otro... magia?...



Me senté en el escritorio, y sobre éste un mini macaquito. Ahí estaba, mirándome fijamente con pañuelo al cuello, boina negra, sin pantalones y el trasero en pompa. Sorpresa y carcajada al girarlo y ver como junto al muñeco sin pantalones se exhibía muy dignas las cacas del campesino.



Casi no escuche la voz de mi compañera cuando me explico que el macaco, llamado CAGANET, (no se me ocurre otra forma de llamarlo) desempeñaba una suerte de amuleto y debía ubicar detrás del pesebre.



Agradecí el gesto de bienvenida pero no voy a negar que pensé atrás muy atrás del pesebre.


Casi las siete de la tarde, deseando Felices Fiestas marche hacia casa de Jorge, amigo residente en Barcelona (ya perdí la cuenta de los años que lleva aquí). En su hogar me esperaba, junto a su hermosa esposa y sus dos benjamines en edad escolar.



Charla va charla viene...
-¿Y los nenes donde están?
-Ah... están dando de comer por ultima vez al CACATIO.
-Tienen una mascota?
- jaja no, es un Muñeco, durante los días anteriores a navidad se construye un tronco, se le dibuja la cara y todos los días se le da de comer, (rellena de golosinas) para navidad se le canta y pega con un palo para que haga caca y así comer los caramelos.
-Para!... repetime por favor!

-jajaja es un ritual, como el ratón Perez.
-ta!... mas tarde espero tener el gusto de conocerlo.




La verdad con el asunto del Cacatio me quede a cuadritos pero no fue hasta el día siguiente que a Jose se le antojo ver las montañas nevadas, que no saque una de las mías.
Paramos en una ex Ermita ahora dispuesta como un restaurante para quien gusta de la comida tradicional.
Luego del almuerzo y una charla filosóficas que Jose disfruta como nadie, decidimos inspeccionar el terreno. A lo lejos veo un grupo de casitas muy monas, nos acercamos y solo un cartel arruinaba la imagen rupestre. "Caça vigilada"

Cuando leí el cartel me vino un a subida de adrenalina.
-Esta bien que pongan detrás del pesebre un tío con dolor de barriga, incluso me banco que le peguen a un tronco para que defeque golosinas, pero vigilar la caca ajena ¡eso si que me parese de mal gusto!
Y Jose que estaba viendo lo mismo que yo, con una calma absoluta...
-Caza, Vero, CAZA en catalán, la ç suena como z.
Solo lo vi aumentar el ritmo de la respiración, cuando dijo:
-Escatológicos somos un rato, pero también muy nuestros!!
Como decía un sabio cada maestro con su librito y cada sociedad con sus delirios.