Translate

sábado, 6 de marzo de 2010

El principe de mis sueños.

Hola mundo!!, seis de la mañana me despierta un lindo mensaje rezagado de la noche anterior. Adelante Vero, tenes que levantarte, hoy es viernes! me encantan los viernes hay algo lindo en el aire, supongo que son las ganas locas de descanso, o la proximidad del fin de semana que hace volar las mentes mas habidas y adormecer las que se usan sin parar el resto de la semana.


Mi mudanza aun esta a medias aun hay un poco de desorden, no he pasado por Super Ikea a buscar mis toque-citos decorativos y los compartimentos para guardar "de todo".. y así darle un poco de orden a la cosa, pero hoy es viernes y no dejare que este pequeño detalle, en parte por falta de tiempo, empañe mi mañana.


Sabia que hoy algo bueno iba a pasar, loca, pirada... llámame como quieras, el asunto es que aunque parezca raro me pasa. Hay días como hoy que se que algo bueno va a pasar.


Salí temprano de casa y justo a la salida del metro un enorme caparrón me cayó encima, di gracias por no haber ido a la peluquería el día anterior, y disfrute como nunca el paseo bajo litros de agua que caían a diez mil por horas sobre mi modelo de viernes, me fascina caminar bajo la lluvia... tiene una melodía especial, es el impulso de lo que no puedes controlar, el olor a tierra, que a pesar de vivir en una ciudad mega urbanizada aun se logra distinguir entre los coches o simplemente la pureza del agua...



Por la tarde decidí hacer algunos recados, ya que el sol reinaba otra vez en el cielo barcelonés, el otoño se hace sentir a medias, la temperatura ideal para no asarse como pollo o salir con el edredón a cuestas. Vamos que para mi lo que los grandes diseñadores llaman como medio tiempo, y al que resumo como "que lindo ésta!".


Caminado por la calle Pelayo un montón de tiendas tentaban las mentes y los ojos de los despreocupados viandantes. Sin embargo yo venia ensimismada pensando en mil cosas.. aunque mis gestos son de total concentración, tengo esta extraña capacidad de abstraerme del mundo, caminando como quien lo hace sobre el agua.



De pronto un golpe de visión y ahí lo vi.


El me miraba con la mirada triste como la primera vez, el escaparate no podía esconder su magia sentí un escalofrío y sentí la necesidad imperiosa de entrar. 
-Quiero esa, señalando como una nena la camiseta que estaba justo a su lado.
- ¿Cual?, ¿la del muñeco?
-No!, la del Principito, pero si hasta esta echa con las acuarelas originales del autor.!
-Pues eso, la del muñeco
Sera descarada la cruel vendedora como podría llamar muñeco a quien inspiro los sueños de millones de niños!
Aquel pequeño que tantas noches me ha acompañado y desde la perspectiva mas dulce me ha echo entender los grandes misterios de los seres humanos.
Pero en fin estaba tan contenta por encontrar a mi príncipe, que le sonreí y tocando casi la tontería le conteste!

-Pues tu di-le como quieras yo solo se que esta noche duermo como mi Príncipe!

Salí de la tienda con la certeza de que este era el día perfecto; y una frase que rondaba en mi cabeza, quizas dedicada a alguien quizas solo tirada al viento.

"Cada dia es precioso, solo hay que tener la suficiente inteligencia para apreciarlo y saber cuales son las cosas que te emocionan.
Ayer fue mi príncipe... quizás mañana seas tu, quien logre que mi día sea perfecto."