Translate

lunes, 14 de abril de 2014

Amores no convencionales

Hace más de 20 años recuerdo a una compañera de curso, era mi tocaya, osea que compartimos nombre, supongo que por esa razón siempre intente buscar las cosas que nos separaban, como marca de identidad.
Esta niña, era fanática de Alejando Sanz, tenia todos los discos, no se perdía un solo conciertos, las paredes de su habitación parecía, una baya de publicidad, con esos ojos que no dejaban de perseguirte por todo el recinto, y como si fuera poco se sabía todas los chismes de su vida privada, como si el señor del Quiosco fuera una especie de Guru, que la conectaba con su ídolo. En definitiva ella amaba.

En mi mundo y en mi cabeza este "fanatismo" era una tontería, como se puede amar a alguien que no conoces, que no te toco, que no sabe quién eres!.
Yo empezaba a tener algún affaire con Henry Miller, se que no es lo mejor para una nena de doce años, pero por aquella época recuerdo tener los pies mas sobre la tierra que las manos tocando el cielo, por lo tanto,  toda la historia de mi tocaya me parecía un mentira, una pérdida de tiempo. Eso a mis palabras de hoy, en ese momento imagino que diría "esta tonta, que no deja de joder con el gallego que vive llorando"

Paso el tiempo... hay bendito karma, que ni a niños dejas en paz... Y enormes lecciones nos regalan.

A pesar de mi apatía, con veinte años me convertí en fan, reconozco que mi artista era mucho mas divertido que el Sr. Sanz, me hacia reír otras llorar pero la mayoría del tiempo, me hacia pensar. Por alguna razón, destino o casualidad (creo que se cual vas a elegir), me enamore del autor de unas letras que me conmueven, esas que tocan mi fibra, que me enseñaron a pintar nubes, que me hicieron ver el sol cada mañana de una forma diferente. En definitiva me enamore de alguien que aun no conocía y nunca me había mirado a los ojos. Pero sin embargo era mi artista, creo que en alguna oportunidad hasta me declare como su primera fan.

A mi tocaya:

Hace unos días vi tu foto con el Sr. Sanz en "papa facebook", se te veía feliz.
Lo siento, demoré en entender que hay amores que duran toda una vida, y que algunos sentimientos se tienen aunque no sea lógico, aunque social-mente no están permitidos, supongo que hay cosas que solo se ven si te pasan sobre tu piel. Y que tocar el cielo a veces solo es cuestión de momentos.
Tu artista a cambiado mucho, pero creo que aun seguirás en primera fila en todos los conciertos.
Siento no haber creído en ti y espero que nunca hicieras caso de mis comentarios.


Querido Artista:

Lamento no haber encontrado su mapa, me perdí en el océano cuando los colores del arco-iris salieron por el sur.  Y agradezco que  sea ese farol que siempre esta encendido, por todas esas armas nuevas con las que me entrenó, por ir dejando  porciones de usted en cada costa.
Prométeme que no dejará que nadie  lo apague, usted es auténtico y brilla... quizás demasiado para nuestro tiempo.

Yo lo encontrare  el próximo verano, cuando el mar se vuelva oscuro y usted este dibujando otra historia de amor en el viento.  
Por mi parte, seguiré coleccionando sus trozos de vida. El día que usted quiera armar el rompecabezas, mi biblioteca esta abierta.
Deberíamos haber sacado la foto, los recuerdos pesan un infinito más.

Al final lo comprendí. El orden natural del mundo se altera y dispersa cuando un artista besa a su musa.